Las mujeres armenias, las más “puras” del mundo.

El material genético de las mujeres de Armenia casi no ha sufrido modificaciones a lo largo de los últimos 8.000 años, así lo concluyó un grupo de científicos de Rusia, Armenia y Dinamarca al analizar el genoma mitocondrial (ADNmt) de la población que vivió en el Cáucaso del Sur hace varios miles de años.

Durante milenios esta región ha servido como corredor para migraciones masivas. Sin embargo, pese a la existencia de numerosos datos arqueológicos acerca de los pueblos que habitaron la región, se sabía muy poco sobre los procesos demográficos que llevaron a la formación de la actual población.

Un grupo de científicos internacionales, conformado por especialistas rusos y armenios, analizaron los genomas mitocondriales de los restos de 52 personas que vivieron en los territorios de lo que hoy en día es Armenia y Nagorno Karabaj —también conocido como Artsaj—. El estudio abarcó un período de unos 8.000 años (de 7.811 a.C. hasta los 300 a.C.).
Además, los expertos en genética estudiaron 206 genomas mitocondriales de los armenios contemporáneos. Con tal de que su investigación fuera más representativa, los expertos también analizaron el ADN de 482 personas de los pueblos vecinos.

Pese a los cambios culturales a los que se sometió el Cáucaso del Sur durante los últimos 8.000 años, la población local no ha tenido ninguna transformación genética, por lo menos, por la línea materna.

Esto quiere decir que las mujeres armenias, desde el punto de vista genético, casi no se diferencian de sus antepasados, a diferencia de las poblaciones de otras regiones, como las de Europa Central, que han vivido cambios significativos en su genoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *