Los pañuelos de la cueva de San Jorge

En mi último viaje a Grecia pasando por una carretera de Kalambaka vi algo muy raro en una de las montañas. En medio de la pared había un orificio con cosas extrañas. Pedí a mis amigos para que parasen para poder hacer la foto.

Me quedé tan impresionada que tuve que preguntar a los vecinos del pueblo que era aquello. Y resulta que es la Cueva de San Jorge. Me contaron que según la leyenda un leñador del origen musulmán estaba cortando los árboles y uno de ellos al caer le lastimó gravemente. Cuando llegó su mujer a traer la comida vio que su marido estaba muriendo. Los vecinos del pueblo aconsejaron a la mujer que la única solución era rezarle al Santo y esperar que él obre un milagro. Entonces, la mujer imploró a San Jorge que salve la vida a su amado marido y como era de la familia humilde no tuvo nada que ofrecer al Santo, a cambio le ofreció su objeto más preciado, el pañuelo con el cual se cubría su cabeza. Su marido se salvó milagrosamente, y desde entonces, cada 23 de abril los mozos del pueblo escalan la montaña para subir los pañuelos de las mujeres con sus mensajes y deseos escritos para que San Jorge les ayude y, tal vez, cumpla sus deseos.

Esta tradición se celebra desde hace 300 años. Una maravillosa costumbre…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *