“EL ARTE OLVIDADO DE OMAÑA”, UNA EXPOSICIÓN VIVIENTE QUE NADIE DEBERÍA DEJAR DE VER

Texto y fotos: David Gustavo López

Rincón de la exposición en el nuevo Ayuntamiento de Riello
Villabandín. Detalle del retablo

“EL ARTE OLVIDADO DE OMAÑA”, UNA EXPOSICIÓN VIVIENTE QUE NADIE DEBERÍA DEJAR DE VER

 La comarca de Omaña (León) muestra durante el mes de agosto una exposición que, bajo el título “El Arte Olvidado. El arte sacro de Omaña”, consigue llevar al conocimiento del visitante cuáles son las características de ese arte que mayormente se esconde en las iglesias omañesas y cuál es el estado de mantenimiento y protección en el que se encuentra.            

La idea ha partido de un omañés de Robledo de Omaña, Darío Álvarez Bouzas, recientemente licenciado en Historia y en Historia del Arte. Su idea es contribuir al desarrollo de su tierra y frenar ese despoblamiento brutal que sufre esta comarca montañosa, saturada de pueblos pequeños a los que la despoblación a reducido, en ocasiones, a un solo habitante y que, exceptuados los dos o tres meses de verano, difícilmente superan la media docena de vecinos. Por eso Darío lo que nos muestra es el proyecto resultante de su participación y selección en el Programa Ralbar, unas becas patrocinadas por la Universidad de León y la Fundación Banco Sabadell para la realización de proyectos de prácticas extracurriculares en el medio rural de la provincia.

Detalle de la exposición en Riello, con uno de los paneles explicativos
Rincón de la exposición en Murias de Paredes. Un aspecto de la zona dedicada a la Semana Santa en Omaña

El proyecto nos muestra la riqueza artística y etnográfica que Omaña, que es increíble y capaz de llevar al espíritu del visitante el conocimiento de cómo vivían y sentían nuestros antepasados de un tiempo indefinido, a veces medieval. Porque en ninguna parte de la provincia se ha conservado mejor la arquitectura de tiempos pretéritos, ni los elementos imprescindibles para la vida comunal: herrerías, molinos, lecherías, fábricas de luz, etc. Y lo mismo ocurre con el arte que Darío muestra en esta exposición. Un arte en muchos casos nacido del pueblo y para el propio pueblo, el arte que en un tiempo se denominó “pastoril”, porque muchas de sus piezas, tanto imágenes como sencillos utensilios religiosos, eran tallados por los pastores en sus largas jornadas de paciencia y aislamiento. Un arte, que para esta comarca yo he llamado “omañés”, porque contemplándolo se contempla a Omaña misma, en su aire de pureza, de sencillez y de ingenuidad. Son trazos que en realidad nos muestran el propio ser de las gentes de esta tierra. Y esto es lo que ahora nos muestra Darío, no solo imágenes, sino que amplía a la propia arquitectura de las iglesias omañesas, sencillas y robustas, con una característica espadaña, y a los retablos, bellas muestras de lo rural desde el siglo XVI al XIX, y a toda la demás parafernalia religiosa: andas para procesiones, ramos, atriles, confesionarios, tenebrarios, etc.

Marzán. Parte de las pinturas descubiertas bajo el encalado de la iglesia
Valbueno. Imagen de San Juán, de
puro estilo «omañés»

La exposición se reparte entre las dos principales cabeceras municipales de Omaña, Riello y Murias de Paredes, cuyo alcalde y alcaldesa, respectivamente, la han acogido con interés y han prestado para ello los mejores medios disponibles. Pero, lo singular de esta exposición es que nos muestra el arte en vivo, es decir, en las propias iglesias, para lo cual se han seleccionado las de cinco pueblos que Darío considera reúnen las características de lo que quiere mostrar y que, para ello, permanecerán abiertas en unos días y horarios determinados, para lo cual aconsejo consultar el cartel que acompaña a este texto.

Espadaña de la iglesia de santa Marta, en Montrondo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *