30 enero, 2023

En estas fechas oigo muchos comentarios sobre que la imagen de Santa Claus es un invento de Coca-Cola. Y debo reconocer que me parece entrañable y tierna esta imagen. ¿Pero realmente es cierto? El Santa original era nativo de Lycia, un pueblo de la antigua Turquía (S. IV d. C.). Se llamaba Nicolás de Bari y en realidad era un sacerdote de contextura física muy diferente a la del San Nicolás que hoy conocemos. Era alto y delegado, sin embargo, fueron conservados dos rasgos importantes de su personalidad: el amor por los niños y su gran generosidad.

La figura de San Nicolás, vestido de rojo, gorro y botas altas, arraigó en Holanda en el siglo XIII. Llevaba un saco de regalos para los niños y montaba en un burro. La imagen de bonachón que se presenta actualmente ha ido cambiando a lo largo del tiempo. Su aparición cambió por aparición de un poema escrito por Clement Clarke Moore en 1823, que sustituyo el trineo con un caballo blanco por otro tirado por renos, llevado por un hombre alegre, regordete y de baja estatura que hacía su aparición en la vigilia de Navidad.

Que Santa Claus, o San Nicolás, viste de rojo y blanco porque son los colores de Coca-Cola es una leyenda urbana. Es cierto que Sundblom dibujó en 1931 un Santa Claus barbado y de rojo para los anuncios navideños del refresco y que eso popularizó esa imagen del personaje; pero -y esto es importante- el publicista no inventó nada. Ese tipo de Santa Claus existía desde décadas antes, aunque competía con otros Santas ataviados de blanco, verde, azul…

Solo hay que ver las fotos de portada de la revista Puck que data de 1902 y de 1905, protagonizadas por un Santa Claus barbudo, bonachón, con sobrepeso, y vestido de rojo y blanco. Ese tipo de Santa era ya popular cuando Haddon Sundblom (1899-1976) era un niño.

¡FELICES FIESTAS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *