10 diciembre, 2023

Mucho antes de la aparición de la Republica Romana y mucho antes del mito de Rómulo y Remo y la Loba Capitolina encontramos a un pueblo, los etruscos, del que los romanos beben muchas de sus tradiciones. Ubicados cronológicamente en el siglo VI aC – como poco – y geográficamente al norte del Lazio, de donde hoy quedan vestigios en las necrópolis de Tarquinia y Cerveteri, forman parte del misterio del silencioso origen de los romanos, anclado incluso en la propia Ilíada y Odisea de Homero.

Necrópolis de Tarquinia

Entre las divinidades etruscas encontramos a una diosa que nos ha llamado poderosamente la atención: la diosa Vatika, de quien se dice que tiene como misión proteger las necrópolis. En este sentido los etruscos enterraban a sus muertos en grandes superficies caracterizadas por túmulos (colinas) subterráneas y, como diosa del inframundo, era la encargada de vigilar a quienes ya se encuentran en otra dimensión, impidiendo que regresen a nuestro mundo.

Vatika,. Máscara de Terracota. Altes Museum (Berlin)

Su nombre significa “uva de mal sabor”, un término usado por los campesinos para referirse a la producción de un vino barato que, tomado con una hierba del mismo nombre y que se recogía en la colina de Vatika, producía alucinaciones; por este motivo llega al latín como “visión profética” en las palabras “vaticinor” (predecir) y “vatis” (poeta, profesor, oráculo). Se dice que los etruscos ocuparon una colina a la que llamaban Vaticum. En este mismo lugar levantó un templo honor a la diosa Cibeles alrededor del año 191 a.C. Respetando la necrópolis etrusca. Aunque cuando el emperador Calígulaordenó la construcción de un gran circo romano seguramente ya no se respetó. Este emperador, no vería finalizada su obra para la que ordenó traer hasta traer un obelisco desde Egipto. Sería Nerón el que inauguraría aquel edificio.  Este lugar es el mismo en en donde fue ejecutado San Pedro, siguiendo la tradición cristiana. En ese mismo lugar es donde el emperador Constantino mandó en el siglo IV dC erigir un santuario en la ya entonces conocida como Colina Vaticana.

Por este motivo podemos decir que la palabra Vaticano significa “Visión Profética” y que su origen se encuentra tanto en la tradición etrusca como en la hierba que crecía en este lugar, ambas homónimas.

En la figura de esta diosa muchos ven la misma imagen de un demonio, en donde es cierto que la estructura de la cabeza de la diosa nos recuerda a la misma estructura del símbolo del macho cabrío enmarcado en un pentáculo invertido, aunque esto hemos de interpretarlo como una consecuencia e inspiración por grupos de satanistas que se basan en la figura de la diosa etrusca más que como una causa.

Actualmente podemos encontrar representaciones referidas a la diosa vatika como una especie de ángel alado con cuernos y colores muy característicos. Túnica roja representando el fuego del inframundo, cuernos de macho cabrío y alas de ángel, ambas de color negro, en referencia a la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *