Recorrido por el puerto fluvial romano de Cerezo de Río Tirón

Cerezo de Río Tirón
Cerezo de Río Tirón

La historia de Cerezo de Río Tirón comienza en el cerro Valdemoros, donde se encontraba la gran ciudad de los autrigones, Segisamunculum. También fue una ciudad romana muy importante, y en la edad media fue un enclave estratégico muy disputado entre los cristianos y agarenos.

En época romana instala aquí su campamento el emperador romano Augusto y por esa razón la población se acaba desplazando de forma definitiva a la orilla opuesta del río Tirón, al sureste del actual Cerezo, naciendo la civitate o ciudad romana de  Auca Patricia o Cesárea, este último que fue el nombre visigodo de Cerezo, anterior al altomedieval de Cerasio.

Puente de Cerezo en la actualidad, fue construido sobre un puente anterior de manufactura romana.

Para los romanos esta fue una ciudad muy importante. Prueba de ello es el paso de la calzada, que incluso hoy en día se conservan varios tramos en muy buen estado, como también lo están los dos puentes romanos que son únicos en toda Castilla y León junto al de Salamanca, y también lo son de toda la cuenca del Ebro. Estos puentes son el de San Cirprián (por donde transcurría la calzada romana Italia-Hispania que unía Tarraco (Tarragona) con Asturica Augusta (Astorga)) y el de San García que serviría de acceso a Segisamunclum.

Restos del auténtico puente romano de Cerezo de Río Tirón.

Hasta hace muy poco no se conocía que Cerezo era el último puerto fluvial romano del Río Tirón que era navegable hasta alcanzar el Río Ebro en el término de la actual localidad de Haro, en la Rioja. Curiosamente la toponimia Haro es Faro, probablemente se deba a la existencia de un faro para indicar esta ruta fluvial que terminaba en la antigua Cesária, donde convergía además, la importante calzada que unía a Tarragona con Astorga. Es posible que fuese una vía estratégica para enviar tropas y suministros durante las guerras cántabras.

Glera de Celox: Puerto Fluvial romano en Cerezo de Río Tirón.

La localización conocida como Glera de Celox nos da importante pistas para pensar que antiguamente hubo un puerto fluvial a juzgar por su similitud a primera impresión con el puerto fluvial Romano de Zaragoza.

Glera de Celox: Sillares de manufactura romana.
Glera de Celox: Peldaños para acceder al embarcadero.

Para saber más de esta hipótesis, os dejamos el siguiente video, donde nos expone esta línea de investigación el Doctor en Ciencias de la Educación Marino Pérez Avellaneda, que además es licenciado en Psicología, investigador histórico y escritor de una multitud de libros entre los que se encuentra: Cerezo de Río Tirón, autrigón, romano y medieval.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *