20 mayo, 2024

A Ramos Perera Molina

      In memoriam

Por Mario Capel

Habitaste el misterio

con el candil socrático en tus manos,

sabiendo bien que al cabo

el destino del hombre

es llegar a saber,

con ciencia y humildad,

que es nada, justo nada,

lo que saber se puede en esta vida,

que tanto transitaste,

incansable, tenaz,

con la honesta mirada inquisitiva

del que sabe muy bien

la estrella que le guía.

Buscador de lo ignoto,

desvelando con tino

las trazas de lo falso,

de lo solo aparente.

Andaste por la vida

indagando, explorando

los porquéses ocultos de las cosas.

Y conservaste aquellas

que guardaban secretos,

fuera ser que al acaso te contasen

-o tal vez entre sueños-

sus prístinos misterios.

Sobrevenido el tiempo

de atemperar tu tránsito incansable,

requiere el hado tu descanso.

Los frutos de tu hacer ya maduraron.

El campo ya fue arado,

y esparcida yace la simiente.

Y tu recuerdo vivo

en los que compartimos tus afanes

permanece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *