24 febrero, 2024

El calendario popular eslavo es un fenómeno cultural único, un tesoro que ha absorbido el conocimiento centenario del pueblo sobre las leyes de la naturaleza y la vida humana en general, combinando una conexión profunda no solo con los ciclos naturales, sino también reflejando la percepción y transformación de ideas religiosas y espirituales transmitidas de una generación a otra. Combina orgánicamente valores, costumbres, ritos y tradiciones morales y espirituales, todo el rico patrimonio folclórico, así como una percepción especial de los procesos y las cosas, en la que se ve no solo su lado práctico, sino también el espiritual. El calendario popular se puede llamar con razón un diario y una enciclopedia únicos del modo de vida popular.

Calendario eslavo

La función principal de cualquier ritual es el impacto. El famoso etnólogo y erudito religioso inglés J. Fraser en su libro La rama dorada, describió la percepción primitiva de la influencia ritual y la magia misma: “El pensamiento mágico se basa en dos principios. El primero de ellos dice: lo semejante produce lo semejante o el efecto es semejante a su causa. Según el segundo principio, las cosas que alguna vez estuvieron en contacto entre sí continúan interactuando a distancia después de que el contacto directo ha cesado.» En otras palabras, el evento deseado se puede acercar simplemente reproduciéndolo, y los objetos que participan en el ritual están dotados de poderes mágicos.

Los rituales se dividen en calendario (o estacional), familiar y doméstico (o ritos de cambio de estatus) y ritos para la ocasión. Las fiestas y tradiciones cristianas se integraron en el calendario popular, fusionándose a menudo con antiguas costumbres y rituales paganos, dando lugar a una combinación única de dos tradiciones culturales.

La festividad Sviatki es un período popular eslavo de doce días (según el número de meses del año), que cae del 7 al 19 de enero, que originalmente se programó para coincidir con el solsticio de invierno (25 de diciembre). La etimología de la palabra tiene raíces protoeslavas – svętъjь – días festivos, brillantes y santos. La primera mitad deSviaatki se llamó «Tardes Santas», la segunda «Tardes Terribles». Esta época, desde tiempos precristianos, se consideraba sagrada. Cuando el cristianismo llegó a Rusia, las tradiciones se transformaron parcialmente, las fechas cambiaron ligeramente y los nombres se modificaron o cambiaron por completo. Los días de Sviatki se convirtieron exclusivamente en el período entre Navidad y Epifanía. Por lo tanto, se ha desarrollado una nueva tradición que se cree que es en los días santos cuando todas las acciones asociadas con los ciclos y procesos de la vida son especiales e intensificadas. En general, todo el ciclo navideño se percibía como el límite entre el viejo y el nuevo año solar.

El momento más brillante de la época navideña fue la adivinación en la segunda mitad de Sviatki. Es evidente que la adivinación es una parte especial de muchas culturas populares, que aún vive y existe entre la gente y, probablemente, seguirá existiendo durante muchos siglos. Durante este periodo, los eslavos adivinaban el día de Sviatki: las chicas sobre sus novios; mujeres sobre el destino de sus maridos que fueron a la guerra o a la ciudad a trabajar, sobre la futura prosperidad de la familia; los hombres sobre la cosecha; ancianos sobre la llegada de la muerte, sobre el destino de los niños. Adivinaban la suerte individualmente o en pequeños grupos: chicas, ancianos o toda la familia. La tradición de la adivinación navideña se caracteriza por la diversidad, la gran variabilidad de las «tramas» individuales (tipos de adivinación), que a menudo reflejan la evolución de la «trama», la buena preservación de la capa arcaica y las conexiones desarrolladas con otros complejos rituales y folklore ritual.

Acerca de la preparación para la adivinación

Antes del inicio de la adivinación, las chicas realizaban ciertas acciones que las excluían temporalmente de las normas y reglas de «este» mundo y facilitaban la comunicación con representantes del «otro» mundo. De estas acciones iniciales en el ritual se encuentran las siguientes: las adivinas se quitaban el cinturón y soltaban el cabello, desataban todos los nudos, quitaban la cruz y se aseguraban de no cruzar accidentalmente las piernas o los brazos. A veces, antes de comenzar la adivinación, decían: «No me bendigas, Señor», como si fuera un conjuro. Adivinaban la suerte, por regla general, a medianoche o cerca de ella, «a horas intempestivas», como decían. La noche más importante es del 18 a 19 de enero.

Sobre los lugares de adivinación

La adivinación se realizaba en lugares colindantes con el «otro mundo» que marcan los límites de los círculos habitables. Se hacían junto a la estufa, en la cocina o cobertizos. Fuera de la casa, la adivinación se llevaba a cabo debajo de la ventana, cerca de la esquina de la casa, y también al lado de la cerca, en la puerta, detrás de ella o en el cruce de caminos.

Los objetos que se utilizaban en la adivinación, por regla general, eran colocados y arrojados a este «otro mundo». Los materiales contienen ejemplos de cómo los adivinos, en aras del contacto con los «espíritus» y, en consecuencia, del éxito en la adivinación, cruzaron la frontera y entraron temporalmente en otro mundo. Por ejemplo, para tener un sueño profético, antes de acostarse, iban al río o lago helado, hacían un agujero y metían un pie en él.

Adivinación apelando a los espíritus locales

Hubo adivinaciones en las que las chicas recurrieron directamente a una variedad de «espíritus» locales para pedirles que les revelaran el futuro. Entre los personajes mitológicos se encuentran los llamados: “Leshii grandes y pequeños”, “espiritus del baño”, “cherti” y “besi”. , “demonios”. La adivinación con un llamamiento a los «espíritus malignos» generalmente se llevaba a cabo fuera de la casa: en un campo, en un cruce de caminos, en una bifurcación de caminos, etc. Al comienzo de la adivinación, la adivina o sus amigos la delineaban en un círculo, generalmente contra el sol, revelando así el borde protector de «su» espacio y entregándose al poder del «maligno». En otros tipos de adivinación, la conexión del adivino con otro mundo no se expresa tan claramente, pero se revela fácilmente a través de acciones rituales, objetos, lugar de adivinación, etc.

Adivinación basada en impresiones sonoras («Ve y escucha»)

Entre todos los pueblos eslavos se practicaba ampliamente la adivinación basada en la interpretación de los sonidos de palabras y dichos. Estos rituales se llevaban a cabo tanto dentro como fuera de los asentamientos. Muchos de ellos implicaban escuchar debajo de las ventanas de casas ajenas y adivinar el significado de las palabras que escuchaban. Por ejemplo, oír hablar sobre el tema del matrimonio detrás de la ventana podría predecir una boda, y mencionar el pan en una conversación simbolizaba riqueza. Este tipo de adivinación estaba muy extendido. Particularmente popular fue la opción en la que el adivino hacía pronunciar específicamente un determinado nombre en voz alta para predecirlo. Cambiando de voz, preguntaban debajo de la ventana: «¿Cómo se llama el destino?» Hay muchísimos registros de exposiciones sobre esta adivinación. En muchas adivinaciones, el adivino o las adivinas deben escuchar palabras importantes de la primera persona que encuentren en su camino, como si fuera un mensajero del destino. Aquí está el más común de ellos, conocido por todos los eslavos: para saber el nombre del prometido, las chicas que encontraban a un hombre en su camino preguntaban su nombre , y estaban seguras de que así se llamaría su futuro marido.

Adivinación basada en impresiones visuales (“mirar hacia afuera”)

La adivinación, basada en mirar hacia el futuro, a menudo se asocia con el agua.En ellos, quizás, se revela más claramente la orientación inicial hacia el contacto con el mundo de los antepasados ​​​​fallecidos. La adivinación directamente en una fuente natural es rara aquí; quizás la explicación de esto resida en las características climáticas. Por esta razón es muy popular la adivinación que se realiza con agua y velas.

Se debe tomar una vela y algún tipo de recipiente, por ejemplo un cuenco o una taza, y verter agua en él. Luego enciende la vela, cuando la cera se derrita viértela caliente en el agua. Se endurece instantáneamente y adquiere formas extrañas. Hay muchas interpretaciones de los símbolos formados. Por ejemplo, «árbol» significa una vida feliz en abundancia, «flor» presagia un admirador secreto, «perro» – un amigo fiel, «gato» – un enemigo secreto y «pez» – el nacimiento de un niño.

Adivinación con espejo

En la práctica de la adivinación entre todos los pueblos, el agua, como superficie reflectante, finalmente fue reemplazada por un espejo. La idea de que adivinar con un espejo era un asunto extremadamente peligroso persistió y no todos deciden hacer esta adivinación. Esto se debe a que el espejo representa una frontera entre este y otro mundo, y al mismo tiempo una puerta que hacía permeable la frontera, permitiendo entrar en contacto directo con un representante de otro mundo.

Se hacía así: Una o varias (normalmente no más de 2 o 3) chicas en la cabaña iban a adivinar la suerte en la noche de 18 de enero. Para la adivinación, necesitaban dos espejos pequeños, un vaso de agua, un anillo de adivinación (el cabello de adivinación según una de las opciones). Los espejos se colocan verticalmente uno frente al otro de modo que se formaba un largo corredor de reflejos; entre los espejos se colocaba un vaso de agua y un anillo sumergido en el agua. Era necesario mirarse en un vaso de agua reflejado en los espejos, directamente en elanillo, hasta que aparecía la imagen del “destino”: el rostro o figura del futuro novio, o incluso la zona, entorno, familia, etc. Tan pronto como “aparecía” el prometido, era necesario dejar de mirarse en los espejos. Con varias personas participando en la adivinación, la chica que veía su futuro tomaba su anillo del vaso, la siguiente se sentaba, bajaba su anillo y cambiaba el agua, etc.  Este ritual de adivinación se puede hacer en solitario para cualquier futuro que te gustaría conocer. Recuerda, dos velas, dos espejos y mirada dirigida al corredor que se crea entre los espejos y esperar…

Menos comunes son otras formas de adivinación, que a menudo contienen todo un conjunto de elementos rituales:

  • El espejo se coloca en un recipiente con agua y se mira en él a través del agua;
  • Un espejo pequeño se coloca en un vaso de agua y se sumerje un anillo. Se mira dentro del añillo para adivinar el futuro;

En estas versiones de la adivinación, en primer lugar, se amplió la gama de objetos que aseguran la comunicación con el otro mundo: además del agua y su sustituto, un espejo, aparecieron objetos huecos.

Mucho más a menudo, una fuente de agua estaba involucrada indirectamente en la adivinación: de ella se traía agua, sobre la cual o a través de la cual adivinaban la suerte en la cabaña. A veces el agua era además sacralizada: debía proceder de tres fuentes.

La adivinación más sencilla con agua: a medianoche mirar dentro de un vaso de agua, esperando ver las imagenes que aperecen. Una versión más complicada era más común: se sumergía un anillo en un vaso (platillo) con agua y se esperaba que apareciera una imagen en él. Aquí el anillo aparece como un objeto “hueco” o “que tiene un agujero”. Según las creencias populares, mirar a través de un objeto así da la capacidad mágica de ver más allá del mundo cotidiano, de mirar hacia el otro mundo, es decir, en esta adivinación, de una forma de ver el futuro (mirar en el agua/espejo) se añadió otro, formando una cadena de técnicas mágicas.

Adivinación con platos

Al adivinar en un plato, las las chicas ponían anillos, aretes y cintas y cubrieron el plato con un paño o tela. Luego cantaban una canción, durante la cual una de ellas sacaba un objeto del plato. Relacionaban la canción con el objeto elegido. Las canciones contenían predicciones del destino en forma alegórica. La canción terminaba con una «solución», una fórmula mágica que asegura la predicción. 

La adivinación se acerca al tipo considerado, en el que un objeto no flotaba en el agua, sino que se quemaba, y el futuro se juzgaba por la apariencia de las cenizas (las sombras de ésta). Como es sabido, en la práctica ritual, flotar y quemar un objeto ritual son formas intercambiables. Por lo general, quemaban papel, pero también se observó una versión rara y más arcaica de tal adivinación: quemaban un haz de paja y miraban la sombra de la misma manera. La quema de paja tiene un paralelo en los rituales del calendario, incluidos los rituales navideños.

Sueño profético

Un grupo importante de adivinación en Sviatki consistía en adivinación basada en impresiones visuales, pero recibida en un sueño, de un sueño profético, que fue causado especialmente por ciertas acciones.Esta adivinación se caracteriza por invocar a los prometidos. Al acostarse, las chicas pronunciaban:«¡Prometido, apuesto, aparece en un sueño!» . Una variación de este tipo era la adivinación, en la que se escribía un hechizo en una hoja de papel y se colocaba debajo de la almohada. Se conoce otra adivinación con avena, pero en ella el énfasis se desplaza a otro tema: en la avena se escondía un pendiente y se pedía al prometido que viniera a buscarlo.

Adivinación por azar

La adivinación por sorteo está representada tradicionalmente por una serie de tramas. El más común de ellos, conocido en todas partes entre los eslavos, es la adivinación con pollo, que según algunas tradiciones locales necesariamente debe ser robado. La adivinación con pollo existía en varias variedades. La adivinación más popular y extendida, conocida entre los rusos, se basa en que el pollo elige un objeto (pan, grano, agua en una taza, un anillo, etc., a veces objetos que simbolizan una profesión: un martillo, un hacha).

Mucho menos comunes son las adivinaciones en las que actúan otros animales: un perro, un caballo, una vaca, una oveja y, raramente, insectos (cucarachas), pero se observa la adivinación con un cerdo y una araña, conocida en algunas regiones. 

Lanzar objetos

La adivinación que implica lanzar objetos es popular en muchas regiones y varía según el lugar de la adivinación, el objeto arrojado y su funcionalidad. La mayoría de las veces usaban zapatos, a veces necesariamente viejos, algunas prendas de vestir de mujer (un cinturón, con menos frecuencia un vestido de verano), artículos para el hogar asociados con el trabajo de las mujeres (espiral, caja de rueca, en casos raros un rodillo) o relacionados con la estufa (atizador), así como una cuchara, como sustituto de una niña. Los objetos de adivinación se arrojaban por la ventana, detrás de la puerta, detrás del granero, la choza, a través de la puerta, a través de la casa de baños. Básicamente, en este tipo de adivinación, intentaban averiguar, por la dirección de los objetos caídos, de qué lado vendrían los casamenteros.

Adivinación con cuentas

Uno de los tipos de adivinación, conocido por todos los eslavos, es el recuento de objetos por parejas. Un número par de objetos presagiaba matrimonio (estar en pareja, juntos). En la tradición, era costumbre contar en esta adivinación pajitas extraídas de una pila, troncos en un brazado, hitos en un campo, en una cerca, estacas en una cerca, agarradas con las manos extendidas. Era muy común la adivinación, en la que contaban troncos, estacas en un pueblo, grano en una espiga, troncos en la estructura de una casa o granero contando por parejas. Además de todos los métodos conocidos de adivinación, en los pueblos había personas que practicaban la adivinación “profesionalmente” y eran conocidos como hechiceros. A ellos se acudia en casos extremos. Los brujos solían utilizar libros especiales de adivinación, que eran colecciones de predicciones, presagios e interpretaciones de sueños, o adivinaban la suerte utilizando huesos, frijoles y piedras.

Como señala el famoso escritor ruso Mijail Bulgakov en su obra «Enciclopedia Ortodoxa», la iglesia intentó luchar contra la adivinación, pero ésta siguió siendo popular, especialmente durante el período navideño, cuando las creencias populares y las tradiciones cristianas estaban estrechamente entrelazadas.

Con toda la variedad de adivinaciones en Sviatki, cabe señalar que los principios de su construcción son muy similares: el cumplimiento de las condiciones espacio-temporales para la realización de la acción, el uso de diversos objetos cotidianos, teniendo en cuenta sus significados simbólicos en cultura tradicional, pronunciando fórmulas de carácter imperativo-conspirativo, medidas de protección: en palabras a nivel – encantamiento, a nivel de acción – la señal de la cruz, trazando y marcando con el uso de objetos que, según las creencias populares, tienen poderes mágicos (empuñadura, cuchillo, atizador, prender antorcha, etc.). La adivinación refleja la profunda conexión del pueblo ruso con la naturaleza y la creencia en la predestinación. La adivinación navideña es una parte importante de la historia cultural eslava, que refleja el entrelazamiento único del paganismo y el cristianismo, así como la profunda conexión del hombre con la naturaleza y la fe en el destino. A pesar de los cambios de los tiempos, siguen viviendo en la memoria de las personas, transmitiendo costumbres y símbolos únicos de generación en generación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *