Una forma curiosa de saber si una persona era inocente o culpable en la época medieval.

Un juicio en la Inglaterra anglosajona durante los siglos V y VI que se conoce como la Britania post romana o época medieval temprana era muy peculiar. ¿Cómo averiguaban si una persona era inocente o culpable de un crimen?
Una curiosa forma de saberlo era usando la ordalía o Juicio de Dios. Los jueces no reunían evidencias, ni buscaban testigos, ni deliberaban el asunto, solo esperaban una intervención Divina y con eso quedaba establecida la inocencia o culpabilidad de la persona.

Algunas de estas ordalías fueron:

La ordalía del atado: Ataban el dedo pulgar del pie a la muñeca y luego lo lanzaban al rio. Si flotaba era culpable y si se hundía era inocente… pero probablemente moriría ahogado
La ordalía por fuego: Consistía en sujetar una barra de hierro ardiente mientras camina tres pasos, posteriormente se curaban las heridas y si en tres días se gangrenaba o no sanaba era culpable.
La ordalía por tarta: Esta consistía en comer una un pedazo de tarta, y si al consumirla se ahogaba era declarado culpable. Si no era inocente… Esta ordalía parece sencilla, pero se dice que en 1053 el conde Godwin de Wessex escogió este “juicio de Dios” y murió ahogado. Tiempo después se supo que tuvo un ataque de apoplejía.

“Los juicios de Dios” comenzaron a extenderse por toda Europa y se añadieron más tipos de ordalías que fueron utilizadas hasta finales de la Edad Media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *